La Casa

¿Quieres saber qué es lo que nos hace únicos?

Un caserío de 1920

Las habitaciones y el restaurante se encuentran entre los anchos muros de un histórico caserío que, durante años y años ha sido una finca regentada por humildes agricultores y ganaderos que prosperaron en estas fértiles tierras a orillas del Golfo de Vizcaya.

El edificio está completamente reformado, pero nos aseguramos de que mantuviese completamente su esencia. Esa esencia tan especial, que le confiere un encanto singular gracias a la tradicional arquitectura vasca y a las inigualables puestas de sol que pueden disfrutarse desde el jardín trasero, hoy convertido en la terraza del restaurante.

Las habitaciones

Cuidamos hasta el último de los detalles de todas nuestras estancias. Las hemos decorado personalmente con un estilo moderno y minimalista para conseguir un ambiente de relax perfecto que te permitirá aislarte y olvidar por unos días el ajetreo de la rutina diaria.

Todas nuestras habitaciones tienen acceso a Wi-Fi, calefacción, aire acondicionado y te recibiremos con toda una serie de comodidades para que no te falte nada de nada.

Además, con nosotros no tendrás ningún problema en venir con toda la familia. Al contrario, tu mascota será para nosotros un huésped más y se lo pasará en grande corriendo, jugando y explorando el entorno.

El Resturante

En nuestro pequeño espacio gastronómico, encontrarás elaboraciones tan tradicionales, como caseras. Te atenderemos con la mejor de nuestras sonrisas y con esmero para que disfrutes de nuestra comida con los cinco sentidos, sin preocuparte por nada más.

Si vienes a nuestro restaurante, te ofreceremos estupendos menús diarios, especiales o, si lo prefieres, un excelente servicio a la carta. Disfruta de nuestras especialidades culinarias.

Trabajamos a diario con productos de primerísima calidad; compruébalo probando nuestras parrillas de rape, rodaballo y bacalao o nuestro txuletón, con los mejores txakolís de la región.